ACTUALIDAD 

Dos comunidades campesinas de Áncash abastecerán de papa nativa a procesadoras de snacks

Productores de dos comunidades campesinas ubicadas a más de 3,500 m.s.n.m. dedicadas a la Agricultura Familiar de subsistencia, que nunca antes habían vendido su producto, hoy logran récord de productividad al obtener más de 40 mil kilos por hectárea de papa nativa.

Ello se logró mediante el desarrollo de un Plan Piloto de Intervención Integral de las diversas fases de la cadena de valor productivo en la que participaron diferentes organismos del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (MIDAGRI).

Hasta abril de 2019, las 154 familias de productores de las comunidades campesinas de Sacsayllama y Juan Velasco Alvarado, distrito de Huayllabamba, provincia de Sihuas, Región Áncash, se dedicaban a la agricultura familiar de subsistencia y solo lograban cosechar entre 8,000 y 10,000 kilos por hectárea.

La plataforma de servicios del MIDAGRI, articulada en esta ocasión por Sierra y Selva Exportadora, trabajó con estas comunidades campesinas un diagnóstico inicial, identificando la línea base, la planificación de actividades y parcelas demostrativas con siembra de cadenas productivas para identificar los productos que les permitieran la inclusión económica y social.

Es así que en julio de 2020 realizaron la siembra de cuatro tipos de papas nativas, cuyas cosechas bordean hoy las 200 toneladas, de las cuales se comercializará el 80% a empresas agroindustriales procesadoras de snacks y a mercados regionales, mientras que el 20% restante se destinará a la alimentación de los productores y como pre semilla para la siguiente campaña.

Las variedades de papas nativas son: Sumaq Sonco con productividad de más de 40,000 kg./Ha., Huayro macho con 24,000 kg./Ha., Qeqorani con 17,000 kg./Ha. y Wencco con productividad de más de 24,000 kg./Ha., todas ellas con pigmentación azul o roja, que son consideradas antocianinas antioxidantes que contribuyen con la alimentación saludable demandada por la población.

Dos de las principales dificultades que se tuvieron que resolver, fueron la falta de infraestructura hídrica, (que se resolvió con el proyecto Sierra Azul que construyó cochas alrededor de la presa mayor), y la definición de cultivos con reales oportunidades de colocar en el mercado.

En tanto, Sierra y Selva Exportadora, además de monitorear el Plan Piloto, logró que accedan a una buena semilla, suelos descansados, abono orgánico, entre otros, promoviendo y acercando la necesidad de atender la demanda de papas nativas del sector privado.

Se espera generar, además, cosechas en febrero y marzo, meses de poca producción en el resto del país, motivando a los productores individuales a trabajar empresarialmente vía la asociatividad bajo el modelo cooperativo.

Con este Plan Piloto, la plataforma de servicios del MIDAGRI aplicó el enfoque del mercado identificado a ser atendido en la cadena de valor agraria. De esta manera, se brindó seguridad a los productores en la colocación de su producción en mercados internos y externos.

En las diversas fases de la cadena de valor productivo participaron diferentes organismos del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, como Sierra y Selva Exportadora (SSE), Autoridad Nacional del Agua (ANA), Fondo Sierra Azul, Programa Subsectorial de Irrigaciones (PSI), Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA), Servicio Nacional de Sanidad Agraria (SENASA) , Programa de Desarrollo Productivo Agrario Rural, Dirección General Agrícola/Dirección General de Ganadería y el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR).

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Leave a Comment