NACIONAL 

¿Cómo se encuentra Perú frente al consumo de leche en la región?

En el Día Mundial de Leche, recordamos que en el mercado peruano ha generado gran controversia entre los consumidores, asociaciones, especialistas, entre otros. No solo se debate sobre la composición de la leche y si esta afectaría en su calidad nutricional, si no también si la leche que existe actualmente en el mercado aporta los nutrientes esenciales para la salud de las personas en cualquier edad.

Pero, ¿Qué cantidad de leche consumen los peruanos y América Latina? El doctor Ariel Londinsky, Secretario General de la Federación Panamericana de Lechería (FEPALE), indica que el consumo promedio de leche en América Latina es de 130 litros por habitante por año, lo cual es una cifra baja debido a que el mínimo recomendado es de 150 y 180 litros de leche. Es importa señalar que no solo incluye leche líquida o evaporada, también los derivados lácteos como queso y yogures.

“En los países de América Latina, existe una gran heterogeneidad. Lidera Uruguay con un consumo de 240 litros por habitante por año, le sigue Costa Rica y Argentina en un entorno de 200 litros de leche, luego viene Brasil que está por los 170 litros. Todos esos países han alcanzado el mínimo promedio en consumo de leche recomendado”, agrega el vocero de FEPALE.

Con respecto a Perú, es uno de los países que consumen poca leche en la región, está en un entorno de 80 litros por habitante por año. “Este es un consumo que sería deseable duplicar para llegar a los mínimos recomendados. Esto si bien es una dificultad, hay que verlo como una oportunidad para la cadena porque hay un espacio realmente muy grande para crecer aún dentro del mercado doméstico.  No solo es responsabilidad de la industria, productores o del gobierno,  los países que han logrado altos consumos de leche son los que han mancomunado esfuerzos y han realizado campañas de consumo y programas de leche en las escuelas y programas de alimentación social que incluya lácteos, señala Ariel Londinsky.

Además, Perú es el único país de las Américas que sigue consumiendo leche evaporada en lata debido a que está muy arraigado culturalmente ese tipo de consumo de lácteo en el país. Indica también que es interesante que en el mercado peruano existan otras modalidades de leche fresca, en envase de larga vida o UHT, leche en polvo, entre otras. Lo importante es que existan opciones para que el consumidor pueda elegir y que la industria pueda adaptarse a las nuevas tendencias.

Desde el punto de vista nutricional:

Existen mitos en torno al aporte de la leche que están alejadas de la ciencia y recomendaciones nutricionales saludables. Rafael Cornes,  Coordinador de la campaña ¡Sí a la Leche! indica que la leche presenta un paquete nutritivo conformado por vitaminas A, vitaminas del complejo B y vitaminas liposolubles (A, D, K y E), sodio, potasio, magnesio, además del calcio que es por lo que más se conoce a los productos lácteos. También presenta proteínas de alto valor biológico, proteínas de origen animal que presenta todo los aminoácidos esenciales en una buena cantidad y equilibrio.

“Un mayor consumo de lácteos se asocia a un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares así como también a un menor riesgo de sufrir de sobrepeso, obesidad y diabetes melitus tipo 2. También contribuye a disminuir la presión arterial y la leche es fundamental para los deportistas luego del entrenamiento para la reposición hídrica como medida de rehidratación”, indica el vocero de FEPALE. 

Con respecto a las porciones adecuadas de lácteos, varía de acuerdo a la etapa de crecimiento de la persona. “En la etapa preescolar dos porciones de lácteos son suficientes,en la etapa escolar es recomendable 2 a 3 porciones de lácteos. Durante la adolescencia y el embarazo el requerimiento de leche es mayor porque es una etapa donde se produce el mayor crecimiento de la masa ósea, por lo que es recomendable consumir entre 3 a 4 porciones”, agrega Cornes.

Además Cornes aclara el tema si existe una leche más nutritiva que otra en el mercado. “El contenido nutricional de la leche por 100 centímetro cubico es el mismo, todas tienen los mismos componentes. Lo que sucede es que en el caso de la leche descremada o semidescremada son reducidas en calorías debido a que se reduce el contenido graso”.

La diferencia entre la leche descremada o desnatada con la leche entera es que las vitaminas liposolubles no están presentes en la primera debido a que aportan menor calorías por 100 cm cúbicos. Esta por ejemplo es una  buena opción para las personas que quieren disminuir la grasa, finaliza Cornes

Related posts

Leave a Comment