EMPRENDIMIENTO 

“A algunos se les hace más fáciles las matemáticas, a mí crear cosas”

La Shacteria, un bar muy peculiar que reina la famosa ‘Shacta’ -trago típico de la Región Huánuco a base de caña- es la nueva propuesta que da Franco Rivera, joven huanuqueño aficionado a las nuevas tendencias empresariales y que esta vez habló para E&N.

Actualmente lidera dos nuevos negocios innovadores en la ciudad: Facucho Sanguchería y Caporal, la primera cerveza artesanal de Huánuco.

1.- ¿Cómo nació la idea de La Shactería?

Luego de un año de trabajo de Saint Louis – USA vuelvo a Perú con muchas ideas, entre ellas una que me gustaba mucho y que colmaba las expectativas que yo tenía de mí, aún por entonces supuesto, primer negocio.

Todo empieza con el recuerdo de experiencias clásicas y tradicionales para la mayoría de huanuqueños en esta etapa de nuestras vidas. Tenía casi 20 años y frecuentaba juntos a mis amigos de niñez aquellos bares que vendían tragos y cócteles selváticos a base de Shacta (aguardiente de caña de azúcar producido en Huánuco) o tenía el recuerdo de algún paseo en el colegio a alguna de las tantas haciendas azucareras que aún estaban en pie; todo lo vivido, cada experiencia recordada en mi más recorrido pensamiento,  aparecía en cada idea de negocio o de hacer un lugar que me guste y que tenga todo aquello que merecería un lugar que rinda homenaje a todos esos recuerdos.

Al analizar las debilidades y el estancamiento de algunas empresas del rubro con el paso de los años  y sumado a ello, notar el tremendo potencial que veía en Huánuco en cuanto a colores, historia, tradiciones – tan ricas y nunca antes usadas- la idea del bar, que abarcara todo este descuido de años y potenciará lo todavía usado, fue tomando forma.

*Bar cultural en Huánuco

Todo cuadraba en mi cabeza, veía los colores, las frases, lo veía todo pero había serio que tomar en cuenta y usarlo como impulso para potenciar la idea. Nos enfrentaríamos a décadas de desprestigio del consumo de Shacta, desde el producto adulterado y venido a menos hasta el tan manchado nombre de “Shacta”. Imagínate querer ponerle de nombre a un bar “La Shactería”, de escándalo. Pero el tiempo nos dio la razón. Nuestra Shacta valía la pena, así fue, así es y será siempre.

2.- Emprender en una ciudad que sólo encuentras negocios tradicionales ¿fue fácil?

Abrir nuestras puertas en la coyuntura gastronómica que vivía el Perú en el 21014 fue muy importante. Creo que 2 años antes la gente jamás hubiera comprendido lo que hacíamos o lo que queríamos lograr con todo esto. Abrir en pleno inicio de la revolución de la gastronomía peruana hizo que no fuéramos “los incomprendidos” y más bien cosas como nuestros tragos hechos a base de chincho, hierbas de caldo verde, granadilla, funcionaran.

Llegábamos a una ciudad con un bar súper iluminado, saliendo del concepto de bar oscuro,  lleno de arte en las paredes y donde las danzas y tradiciones eran las estrellas; acompañadas por una carta difícil de tipo inexistente hasta entonces, difícil en el sentido de que ofrecía lo mejor de Huánuco pero exigía a un consumidor ávido de cosas nuevas y rebeldes. Así, un 12 de abril del 2014 abrimos las puertas, llenos del temor natural ante lo nuevo y ante tantas preguntas que un estudio de mercado no ayudaba del todo. Primer día, primera noche ¡un éxito! Gran recibimiento del público, ya es 2017 y el bar es el mejor de la ciudad y único en su estilo en todo el país.

3.- ¿Cómo es la conexión con Gastón Acurio?

Tuve la oportunidad de trabajar junto a grandes equipos liderados por él en el marco de cenas de beneficencia u otros. Cuando le exprese algunas de mis ideas tenía grandes consejos y “stops” ante lo excitado que podía notarme al contarle sobre esto o al querer hacerlo todo rápido. Cuando tiempo después de la última conversación se entera por medio de la redes sociales de que hice realidad uno de esos sueños, nos apoyó con una hermoso y decisivo post en su muro: ¡LA REVOLUCIÓN DE LOS JÓVENES LLEGÓ A HUÁNUCO, ADELANTE!, cosas como éstas impulsaron de una manera fenomenal al bar y siempre estaremos agradecidos.

4.- Fuiste uno de los mejores en Mistura ¿Cuéntanos la experiencia?

Ser el primer bar regional que llega a una edición de la mejor feria gastronómica del mundo no es cualquier cosa más aún si ese bar es la antítesis del gran y fuerte grupo de bares de siempre, bares que trabajan con Pisco. Se supone que el Pisco es Perú, pero para dar la pelea, la gente de APEGA con un gran criterio nos permite participar como el primer bar regional y el primer bar que lleva un destilado distinto al Pisco en sus 11 ediciones. ¡El Perú tomó Shacta desde siempre!

Trabajar el doble hubiera bastando, pero la carga ante ser el primer bar regional de la historia de Mistura, la primera marca huanuqueña que llega por su cuenta a la feria, vender Shacta a gente acostumbrada al Pisco y que tiene un recelo natural por el mal recordado “cañazo”. ¡Una chambaza!

El día previo al inicio, la marcha blanca, fue lento consumidores con muchas dudas, desconfianzas, pero al pasar de los días esto fue una fiesta que jamás esperamos. Todos los críticos gastronómicos recomendaban al bar como algo obligatorio de visitar en Mistura 2016, el brindis oficial de apertura y de cierre de la feria fue con Shacta, nada más y anda menos que con un “Shactini”.

Se trabajó cliente a cliente, explicándole el porqué, no debían generalizar a todo como cañazo y la importancia histórica del beber Shacta en el Perú. Todo valió la pena, todo.

5.- ¿Cuál es error más grande que comete el emprendedor y sugerirías que NO lo hagan?

Querer realizar todos sus sueños o ideas a la vez,  sin medir consecuencias o esperar tiempos adecuados- Todo tiene un tiempo y dedicación. Ahora le dedico tiempo a una idea hasta que ésta sea la mejor y trabajar hasta que todo camine como engranaje y luego recién me voy a otra, así las ideas me estén martirizando o mi entorno presionando, le doy a cada idea un tiempo prudente de desarrollo completo. Cada idea y cada sueño tienen su tiempo y su lugar.

6.- Vemos que viajas por todo el mundo ¿Qué alternativas coges de cada país y que sirva para tu negocio?

Todo suma, todo. Desde paseos a los lugares de mi niñez en Huánuco hasta estar en una metrópolis como Tokio. Todo sirve para que las ideas que tengo tengan algo en que inspirarse para hacerse realidad. No sirve ver el mejor restaurante del mundo y creer que por el simple hecho de copiarlo funcionará en otro lugar.

Las ideas ya trabajadas de negocios son suma de experiencias, de meditación de lo que podría o no ser y sobre todo de ese ingenio para los negocios que tengo como don. A algunos se les hace más fáciles las matemáticas a mí crear cosas.

7.- ¿Qué se viene para La Shacteria?

Como cada año cambiamos toda nuestra decoración siguiendo el mismo ritmo de la tradición y arte endémico de nuestra ciudad y a ello una carta nueva como cada año ya estamos en la 3ra y esperamos hacer 50 cartas más, Huánuco lo tiene todo en insumos para permitirnos hacerlo.

Seguimos trabajando en lo de la denominación de origen para la Shacta, estamos metidos de lleno en el envasado  de nuestros macerados que ya llegan a  Lima y trabajando para experimentar, siempre a base de nuestra Shacta, con nuevos procesos de destilación.

8.- ¿La Marca Perú es importante?

Claro que si ser parte de ella nos trajo enormes alegrías. Hay tantas cosas hermosas en el Perú y que te escojan a ti como marca de una nación es muy importante.

Ser un el primer bar endémico del país y que trabaje con tradiciones, costumbres y danzas hizo que nos vieran y ahora trabajemos juntos. Somos una marca muy colorida, muy peruana, una marca que se vende sola al mundo.

9.- ¿Cómo ves el crecimiento de los bares urbanos en el Perú? Ya tenemos una Emolientería, Trapiches, entre otros

Creo que no ha terminado. El Perú comenzó, ya hace unos años, un camino largo de conquista gastronómica que lleva a sus demás marcas, como productos, restaurantes y bares, a unos aliados de evolución continúa.

Espero que en unos años así como reconocemos un bar francés, inglés o mexicano  por sus decoraciones o temática de servicio o publicidad, se reconozca al Perú en cualquier parte del mundo con tan solo ver a un bar que nos describa y que nos represente, a una Shactería.

10.- ¿Cómo te definirías?

Soy una persona que le gustan que las cosas se hagan bien o simplemente no se hacen. Soy exigente, conmigo mismo desde el momento en que empiezo a trabajar una idea hasta con mi gente, deseo lo mejor de ellos y se los exijo. Amo la música, comer bien y viajar. Soy un soñador que ama a Salvador Dalí y que añora más tiempos como los de Steve Jobs.

 

Related posts

Leave a Comment